Marchand d'art

 JEAN -DAVID MOUVEAU.

Sobre nosotros / Que hacemos

 

Jean David Mouveau nació en St Germain en Laye el 17 de enero de 1972.

 

Su padre, Antoine Mouveau (1938/1989), de una familia de Châtelain, propietaria del castillo de Bridoré en Indre et Loire, era un apasionado coleccionista de cuadros y objetos antiguos de valor, hizo su profesión de anticuario.

Pierre Mouveau, su abuelo, era pintor e ilustrador de libros (véase el Catálogo Razonado), Simone Mouveau, su abuela, de soltera Lefevre, también era pintora (véase el Catálogo Razonado), se conocieron en el estudio del pintor Paul Albert Laurens en los años 30 en la Escuela de Bellas Artes de París.

Georges Mouveau, su bisabuelo, fue jefe de decoración de la ópera Garnier de París, pintor de pasión (Catálogo Razonado). Fue uno de los fundadores de "La Société des Apaches": un grupo artístico francés formado hacia 1900 y compuesto principalmente por pintores, músicos y escritores. Formado por Maurice Ravel, Igor Stravinsky, Maurice Delage, Paul Sordes....

 

Su madre, Catherine Mouveau Berthon, nació en el seno de una familia burguesa cuya actividad principal de los abuelos era la industria textil de la seda en Roubaix y Lyon. Su padre, ingeniero jefe de aguas y bosques e ingeniería rural, era también pintor, pintaba e ilustraba cuentos infantiles que inventaba, el escenario era a menudo el bosque y la historia de los animales que lo habitan, a menudo contaba a su prole de 8 hijos sus historias personales, también escribía e ilustraba historias de la Biblia y la religión.

 

 

Jean David ha vivido y, por tanto, conocido la historia pictórica de sus familias desde muy joven, es un apasionado de la pintura: "Es sencillo, desde muy pequeño acompañaba a mi abuela siempre que podía a pintar. Vivíamos a 500 metros del castillo de mis abuelos, y yo llevaba su equipo, su caballete, sus óleos, sus pinceles, y a veces hacía de modelo; me explicaba lo que hacía, cómo conseguir un color, la perspectiva... En casa había cuadros por todas partes, era mi universo.

 

Más tarde, de joven, Jean-David se dedicó a la pintura; de un día para otro fue muy productivo y su arte personal no era figurativo: jugaba con las formas y los colores y poco a poco alcanzó un nivel excelente. Recientemente ha pintado una historia sobre Covid y sus pacientes, antes, durante y después, y continúa en este camino pictórico con gran asiduidad y pasión. Con los años se ha convertido en un verdadero conocedor.