Belleza y fealdad en, ¿cómo entenderlas?

"¿Qu

é esperas que haga con un tipo con orejas así?", dijo Jack Warner después de ver la prueba de pantalla de Clark Gable para Lo que el viento se llevó. Conocemos el resto....


En cada siglo, filósofos y artistas han aportado definiciones de la belleza, que han permitido construir una historia de las ideas estéticas.


La situación ha sido bastante diferente con la fealdad, que a menudo se define en oposición a la belleza sin que se le dé una historia.


Sin embargo, esta historia tiene muchos rasgos en común con la de la belleza.


En primer lugar, sólo podemos suponer que los gustos comunes correspondían, más o menos, a los gustos artísticos de su época.


En segundo lugar, nos limitamos a estudiar la civilización occidental porque, aunque disponemos de piezas artísticas para los pueblos primitivos y las civilizaciones arcaicas, no tenemos textos teóricos que expliquen el sentido que hay que dar a estas obras (placer, terror, sacralidad, hilaridad, etc.) y para las civilizaciones ricas en textos (civilizaciones india, japonesa y china) nos resulta difícil saber hasta qué punto sus conceptos pueden identificarse con los nuestros.


¿Qué entendemos por "feo" y "bonito"?


Su significado ha cambiado a lo largo de la historia de Occidente.


Fíjese en el filósofo medieval para el que la proporción correcta es la de las catedrales, mientras que un teórico del Renacimiento del siglo XVI piensa en la proporción áurea y califica las proporciones de las catedrales de "góticas".


Los conceptos de belleza y fealdad son relativos a las épocas y culturas históricas.


"Pregúntale a un sapo qué es la belleza, la gran belleza. Te dirá que es su sapo con dos grandes ojos redondos que salen de su cabecita, una boca ancha y plana, un vientre amarillo, un lomo marrón. Pregúntale al diablo: te dirá que la belleza es un par de cuernos, cuatro garras y una cola.

(Voltaire)


Así que todo es relativo, como dice mi conserje: algunas obras nos pueden parecer sublimes, mientras que para otras poblaciones serán juzgadas como horribles, insignificantes, incluso absurdas o feas.


Y esto se aplica tanto a las esculturas como a la música.


Aunque la belleza y la fealdad son relativas a épocas y culturas, siempre hemos intentado concebirlas en relación con un modelo estable: el hombre.


"En lo bello, el hombre posa como medida de perfección; en casos seleccionados, se adora a sí mismo... Entendemos lo feo como signo y síntoma de degeneración. Todo signo de agotamiento, de pesadez, de vejez, de cansancio, la forma de decadencia, de putrefacción... todo esto provoca la misma reacción, el juicio "feo"... ¿A quién odia el hombre aquí? Pero no hay duda: la bajada de su tipo. (Nietzsche)


Por eso definimos despiadadamente como feos a los seres "atribulados" (Tomás de Aquino), los errores de la naturaleza, a menudo "mal tratados" por los artistas, y para el mundo animal, los híbridos, esa mala unión de los aspectos formales de dos especies diferentes.


¿Lo feo es sólo lo contrario de lo bello?


Hay que agradecer a Karl Rosenkranz el haber establecido por primera vez, en 1853, una analogía entre lo feo y lo

maldad moral.


Así como el mal y el pecado se oponen al bien, del que son el infierno, lo feo es el "infierno de la belleza", una especie de posible "error" que la belleza contiene en sí misma, de modo que toda estética, como ciencia de la belleza, está obligada a abordar el concepto de fealdad.


Hagamos el esfuerzo (para algunos) de detenernos ante las obras que expresan fealdad.


Su escrutinio nos revela, la fealdad de la naturaleza, la fealdad espiritual, la fealdad en el arte (y las diversas formas de incorrección artística) la falta de forma, la asimetría, la desarmonía, la desfiguración y la deformación (lo vil, lo mezquino, lo débil, lo banal, lo casual, lo arbitrario, lo burdo) las diversas formas de lo repulsivo (lo desmañado, lo muerto y vacío, lo horrible, lo ingenuo, lo repugnante, lo criminal, lo espectral, lo demoníaco, lo hechicero y lo satánico.


Está claro que es demasiado seguir diciendo que lo feo es el simple opuesto de lo bello entendido como armonía, proporción o integridad.


Cambiar nuestro enfoque de la fealdad.


Habrás observado que todos los sinónimos de bello provocan una reacción de apreciación desinteresada, mientras que todos los de feo se asocian a un reflejo de asco o incluso de repulsión violenta, de horror o de espanto.


Entonces, puesto que la fealdad provoca reacciones apasionadas, como el asco, ¿no es posible que emitamos un juicio estético sobre la fealdad?


Esto nos permitiría distinguir las manifestaciones de la fealdad en sí misma (excrementos, carroña, un ser cubierto de heridas) de las de la fealdad formal, ese desequilibrio en la relación orgánica entre las partes de un todo.


Aquí es donde la representación artística adquiere todo su valor: lo feo imitado en la obra recibe una especie de reverberación de belleza a través del talento del artista, esa fealdad repulsiva e insoportable que, sin embargo, simboliza la autenticidad existencial, es decir, la vida en su fragilidad, vulnerabilidad, privación, desvergüenza y violencia.


Por lo tanto, es posible alcanzar la belleza imitando con maestría lo que es repulsivo.


Si las "bellas artes" ya no caracterizan el conjunto de la producción artística, como señala Yves Michaud, es también porque hay que añadirles, entre otras, las "artes feas" que, al mostrar ciertas facetas de la existencia, nos han dado la oportunidad de ver producciones inquietantes, provocadoras e indecentes, que a veces pueden incluso llevar a ciertos espectadores a un sentimiento de repulsión o asco, o a un sentimiento ambivalente de fascinación y aversión.


Por último, ¿y si las brujas de Macbeth tuvieran razón cuando gritaban en el primer acto: "Lo feo es hermoso y lo hermoso es feo..."?


Source : www.decemberart.com

Photo : nobilified.com

8 vues0 commentaire