Cómo invertir en arte.


Resulta que las ventas de arte online se han disparado durante la pandemia. La casa de subastas Sotheby's vendió este año hasta el 31 de julio obras de arte y objetos decorativos por valor de 285 millones de dólares, el triple que en todo 2019. En ese tiempo, se vendieron 13.000 lotes, frente a los 4.000 del mismo periodo del año anterior. El portal en línea para comerciantes de arte y muebles, 1stdibs, dice que entre el 1 de marzo y el 31 de agosto facilitó la venta de la asombrosa cantidad de 8.000 obras de arte, un salto del 65% año tras año.

Esperemos que a estos nuevos coleccionistas de arte les guste lo que han comprado. El alcance de su dinero depende de una combinación de gustos, prioridades financieras y preferencias personales. Si intentan revender sus nuevas adquisiciones, pronto descubrirán que la belleza está en el ojo del que mira, pero el valor está en manos de otra persona.

Cobertura clave

- Dónde invertir un millón de dólares en arte ahora mismo

- ¿Qué arte debe comprar?

- La forma más inteligente de invertir en arte


Según las cifras

- 40,5 millones de dólaresNúmero estimado de transacciones totales de arte en 2019.

- 10.000 dólaresPrecio medio estimado de una obra de arte vendida por los marchantes el año pasado.

- 310.810El número aproximado de negocios que venden arte y antigüedades en todo el mundo.



Por qué es importante

Si el valor de una obra de arte sube alguna vez, suele hacerlo a través de un pequeño número de canales tradicionales y sorprendentemente predecibles: los marchantes de arte que persuaden a sus clientes adinerados para que gasten más; las casas de subastas que atraen a los coleccionistas adinerados para que pujen más alto; los propios coleccionistas adinerados que se compran y venden arte entre sí; y, finalmente, a través de un ecosistema de comisarios, académicos, críticos y creadores de gustos que contribuyen, de cualquier manera elíptica, a las percepciones de valor.

Al resto nos toca comprar arte que, casi con toda seguridad, perderá valor -y nunca lo recuperará- en el momento en que lo colguemos en la pared.

En otras palabras, no te estreses por comprar arte como inversión, porque generalmente es una mala inversión. Dicho esto, hay enfoques que puedes adoptar para la compra de arte. Puede considerar la adquisición como si se tratara de una silla o una lámpara, algo que se va a utilizar y disfrutar, pero no a revender. O puede enfocarlo como una decisión financiera, tras reconocer primero que incluso los planes mejor trazados no garantizan el retorno de la inversión.

En cualquier caso, puede utilizar lo siguiente como guía. Y recuerde. Si no quieres vivir con ello, no vale la pena comprarlo a ningún precio.


1. Hay cientos de mercados de arte

Que una obra de arte cueste menos que otra no significa que sea un buen negocio. Puede ser que una obra esté sujeta a fuerzas de mercado muy diferentes a la otra. La demanda de jarrones Ming, por ejemplo, no es la misma que la del mercado de la escultura de mediados de siglo, y la forma de crear valor en el mercado de los maestros antiguos es un mundo aparte de la del impresionismo francés. Así que, antes de ver un objeto y decidir que es un "chollo", asegúrese de basar esa suposición en las ventas de otros objetos similares.

En general, los nuevos coleccionistas tienden a inclinarse por los cuadros, por la sencilla razón de que son la opción más obvia y accesible. Pero no hay que pasar por alto las fotografías, los grabados, las acuarelas y los aguafuertes excelentes. Asimismo, las galerías tienden a centrarse en las obras de arte de los siglos XX y XXI. La realidad es que puedes elegir entre un lapso de 7.000 años de historia del arte.


2. Por una vez, confíe en los intermediarios

Las galerías de arte se llevan una tajada de aproximadamente el 50% de cada venta. Es razonable, pues, preguntarse si se puede ahorrar dinero comprando directamente al artista. Pero hay que recordar que cuando una galería incorpora a un artista a su "establo", a menudo se compromete a asociarse con él, adelantando su dinero para hacer obras, invirtiendo mucho para promocionar sus exposiciones e incluso ayudando a pagar para que su obra se exponga en museos. El artista, a su vez, suele comprometerse con esa galería por las mismas razones. Si tiene una buena relación con sus marchantes, probablemente no estará abierta a la idea de vender a espaldas de su marchante.

La buena noticia es que si el marchante tiene una reputación consolidada y un interés en el artista que está vendiendo -y, mejor aún, tiene un historial probado de compra y reventa de obras después de haberlas vendido la primera vez-, hay muchas más probabilidades de que usted pueda acabar revendiendo también su propio arte. Desde pequeñas galerías como James Fuentes, en el Lower East Side de Nueva York, hasta galerías de tamaño medio como Gallery Hyundai, en Seúl, pasando por grandes galerías internacionales como Hauser & Wirth son, al menos en teoría, lugares a los que se puede acudir tanto para comprar como para vender obras de arte. En resumen, los marchantes son los embajadores y defensores de una obra de arte, y cuando se trata de mantener (o aumentar) su valor, a menudo necesitarás su influencia para conseguirlo.


3. Piense en el coste de la mano de obra

Cuando compras una obra de arte recién hecha, lo más probable es que haya sido creada por una persona que está haciendo todo lo posible para vivir de las ganancias de su arte. En consecuencia, el coste de la calidad de vida de ese creador (por no mencionar el coste de los materiales) está incluido en el precio, por lo que incluso los cuadros de las paredes de las cafeterías pueden tener un precio de miles de dólares.

¿La forma más fácil de evitarlo? Comprar un cuadro que ya haya sido comprado y vendido antes, eliminando al menos parte del sobreprecio. Busca en casas de subastas más pequeñas, que puedes encontrar en sitios como Invaluable.com y LiveAuctioneers.com; seguirás pagando una prima del comprador, pero el arte en sí mismo será a menudo comparativamente barato.


4. Busque los puntos ciegos

El mercado del arte tiene prejuicios que no tienen nada que ver con el puro mérito artístico. Los cuadros del artista barroco flamenco Peter Paul Rubens pueden venderse por decenas de millones; sus dibujos suelen venderse por una fracción de esa cantidad. Una escultura de bronce del artista suizo del siglo XX Alberto Giacometti se vendió por más de 140 millones de dólares, mientras que sus pinturas se venden por mucho menos. El año pasado, por ejemplo, un retrato de su hermano Diego se vendió por 1,6 millones de dólares. Una cantidad insignificante.

Lo que es importante recordar es que esos prejuicios no son inamovibles y a menudo cambian tan rápidamente como la moda. Por eso, si las primeras obras de un artista se venden actualmente a un precio elevado, considere su obra posterior; en términos más generales, si un determinado periodo artístico es repentinamente indeseable (escribí que las pinturas victorianas estaban fuera de moda hace tres años, y sigue siendo así), es muy probable que vuelvan a estar de moda dentro de unos años.

Además, que algo sea muy antiguo no significa que esté fuera de alcance. Una figura etrusca de un león de 2.600 años se vendió por 10.000 libras esterlinas (12.700 dólares) en una subasta de Sotheby's el año pasado. En la misma venta, un par de oro de 2.300 años de antigüedad (un collar rígido) se vendió por 11.250 libras, es decir, unos 1.000 dólares menos que un collar nuevo de cadena "Maker's" de oro de 18 quilates en Tiffany's. Una estatuilla de oro de miles de años a veces cuesta menos de lo que costaría si se fundiera y se vendiera como lingote.


5. El arte nunca viene con garantía

Incluso los expertos del mundo del arte fracasan tan a menudo como encuentran oro. Ningún artista, sea cual sea su fama, es un valor seguro. Ni si su obra está en el salón de un prestigioso coleccionista, ni si está en las mejores colecciones de los museos, ni si hay una pila de críticas elogiosas.

¿Ha oído hablar de Robert Yarber, cuya obra el difunto crítico del New York Times John Russell calificó de "innegablemente convincente" y cuyo arte está en la colección permanente del Museo Whitney? ¿Habría sido capaz de predecir que Fernando Botero -el segundo artista vivo con más éxito en las subastas de 1993- sería pronto eclipsado por Jeff Koons? ¿O que el mercado de Jeff Koons también se estancaría posteriormente?


6. La inversión fraccionaria en arte

Recientemente, ha surgido una nueva forma de comprar arte en forma de "inversión fraccionada". La premisa básica es que las obras de arte muy caras se revalorizan más (y más rápido) que las baratas, y cuando mucha gente pone en común su dinero, puede participar en estos rendimientos extraordinarios. Aparte de esta lógica tan dudosa (véase más arriba), la inversión fraccionada en arte tiene algunos inconvenientes inevitables, el más importante de los cuales es que los inversores nunca toman posesión física del arte. Esto elimina el principal atractivo del coleccionismo de arte, es decir, contemplar y disfrutar del objeto que se posee.

Source: Bloomberg James Tarmy


El Grupo de Arte de Diciembre puede ayudarle a comprar o vender obras de arte importantes.





3 vues0 commentaire