Casa de cremallera, edificio que levita. El arquitecto surrealista inglés Alex Chinneck.

Dernière mise à jour : 30 mars


Una fachada de casa que parece haberse derretido, un pilón colocado al revés, un edificio que levita en el corazón de Londres: estas son algunas de las obras surrealistas y monumentales de Alex Chinneck.

Desde la década de 2010, el escultor, arquitecto, artista callejero e ilusionista británico revoluciona el arte público rediseñando edificios con fantasía. Su última obra en Brighton es una escalera exterior de 25 metros de altura que parece deshacerse al subir.


Alex Chinneck: "La arquitectura del edificio es muy angular, un poco como una gran caja, así que pensé en introducir algo de fluidez. En cierto modo, esta escalera rompe la envoltura del edificio, dándole elasticidad y dinamismo.

La instalación tardó tres años en completarse y requirió el trabajo de unas 50 personas.


El arte del trampantojo


Con una reputación cada vez mayor, Alex Chinneck se atreve con creaciones cada vez más imponentes, con un atrevido uso del trampantojo.

Alex Chinneck: "En Londres, en un edificio falso de la histórica plaza de Covent Garden, creamos la ilusión de que la mitad superior del edificio flotaba, como si levitara. El secreto es que hay 20 toneladas de contrapesos de acero para sostener la estructura, ocultos en una pequeña sala a la derecha del edificio. Cuando la gente llega a la fachada, está realmente desorientada. Eso es lo que me gusta de la ilusión, que cuestiona al espectador de forma visual. El arte en el espacio público tiene que ser accesible, pero también tiene que ser un "cebo". Y la ilusión tiene una forma de magnetismo visual.





Así, Alex Chinneck ha creado obras de arte mediáticas y populares en las redes sociales, algunas de las cuales a veces se le escapan a su autor, como esta famosa casa que levita en Londres, una obra llamada Take my Lightning but don't Steal my Thunder: "Cientos de miles de personas venían a visitarla. Dejé de ir, era demasiado estresante. La gente me pedía que me quitara de en medio porque les tapaba las fotos. Tuvimos que llamar a los guardias de seguridad porque la gente intentaba arrancar trozos para llevárselos a casa".


Source : France Culture Yann Lagarde

Photographie : marc wilmot

Flickr





16 vues0 commentaire