Edward Hopper pintor realista de la América del siglo XX.



Edward Hopper es ampliamente reconocido como el pintor realista más importante de la América del siglo XX. Sin embargo, su visión de la realidad era selectiva y reflejaba su propio temperamento en los paisajes urbanos vacíos y las figuras aisladas que elegía para pintar. Su obra demuestra que el realismo no es una mera copia literal o fotográfica de lo que vemos, sino una interpretación.

Edward Hopper nació en 1882, en Nueva York, en el seno de una familia de clase media. De 1900 a 1906 estudió en la Escuela de Arte de Nueva York, y mientras estaba en la escuela, pasó de la ilustración a las obras de arte. Al terminar sus estudios, trabajó como ilustrador durante un corto periodo de tiempo; una vez finalizada esta trayectoria, realizó tres viajes internacionales, que tuvieron una gran influencia en el futuro de su obra, y en el tipo de arte al que se dedicaría a lo largo de su carrera. Hizo tres viajes a Europa entre 1906 y 1910. En retrospectiva, Europa significaba para Edward Hopper Francia, y más concretamente, París. Esta ciudad, su arquitectura, su luz y su tradición artística, influyeron decisivamente en su desarrollo.


Cuando llegó en 1906, París era el centro artístico del mundo occidental; ninguna otra ciudad era tan importante para el desarrollo del arte moderno. El movimiento hacia la pintura abstracta ya estaba en marcha; el cubismo había comenzado. Allí, en 1907, Picasso pintó su legendaria obra Les Demoiselles d'Avignon. Sin embargo, Hopper afirmó más tarde que cuando estuvo en París nunca oyó hablar de Picasso, que sería tan importante para el desarrollo de la literatura moderna. Para Hopper, el encuentro con el impresionismo fue decisivo. La luz de estos cuadros y el tratamiento temático de la arquitectura y la naturaleza le atrajeron especialmente e influyeron en toda su obra. Su reacción a los impresionistas se refleja directamente en su propio arte. Olvidó los oscuros interiores de tipo Old Master de su época de estudiante en Nueva York, cuando estaba influenciado principalmente por los grandes artistas europeos:

Johannes Vermeer, Caravaggio, Rembrandt y Diego Velázquez. La influencia de los impresionistas, como Monet, Cezanne y Van Gogh, se refleja directamente en su propio arte. Su paleta se iluminó y empezó a pintar con trazos ligeros y rápidos. Incluso en 1962, podía decir: "Creo que sigo siendo un impresionista".



En 1910, Hopper regresó a Estados Unidos, para no volver a salir de Norteamérica. Durante la década de 1910, Edward Hopper luchó bastante para obtener algún reconocimiento por las obras que había creado. Durante este periodo, varias de sus obras se distribuyeron en diversas muestras y exposiciones en Nueva York, pero se prestó muy poca atención, si es que se prestó alguna, a sus piezas. La pintura al óleo era un punto central del trabajo que había realizado, pero la mayoría de las ventas que hizo durante este periodo, fue por obras que había creado haciendo trabajos de grabado y murales.


A la edad de 37 años, Edward Hopper recibió su primera invitación para realizar una exposición individual con algunas de sus mejores obras. Se expusieron 16 obras suyas en el Whitney Club, y aunque ninguna de las obras se vendió en esta exposición, sí que supuso un nuevo rumbo para su carrera, ya que dio a conocer sus obras al público en general, y se convirtió en un nombre más notable en el tipo de obra y las formas de arte en las que más quería centrar su carrera, para las futuras obras que crearía.

Unos años más tarde, Edward Hopper se dio cuenta de que su carrera había dado un giro a mejor, y que le iba bien en ventas y económicamente con las obras que había creado. Se le invitó a realizar una segunda exposición individual para presentar nuevas obras y dar a conocer la obra que había creado en los últimos años. Esta segunda exposición tuvo lugar en la Frank KM Rehn Gallery de Nueva York, y recibió mucha más atención y un público mucho más numeroso, debido a la ubicación de la exposición y al hecho de que ahora más gente conocía las obras que Edward Hopper había creado.


House by the Railroad, fue un famoso cuadro creado por el artista, que fue la primera obra que se adquirió para el Museo de Arte Moderno, que acababa de abrirse al público. Una iluminación muy definida, unas líneas bien definidas y unos puntos de vista recortados, fueron algunas de las características que plasmó esta obra; y, esto encarnó el estilo que Edward Hopper utilizaría más adelante en su carrera, y con las futuras obras que produciría en el transcurso de su carrera como artista.


En 1923, Edward Hopper se casó con una compañera de estudios en la Academia de Nueva York donde se formó, Josephine Nivision. No sólo posó para casi la mitad de las obras de figuras femeninas que creó durante su carrera, sino que también le animó y empujó a participar en diferentes formas de arte durante su carrera. Le empujó a trabajar con acuarelas, y llevó un registro de todas las piezas que diseñaba, de las exposiciones en las que participaba y de todas las ventas de las piezas que se realizaban durante estas exposiciones en las que se presentaba su obra.


En 1933, Edward Hopper recibió nuevos elogios por las obras que había realizado, y por una pieza que estaba expuesta en el Museo de Arte Moderno. Su estilo altamente identificable, y su madurez pictórica, fueron algunas de las cosas por las que se dio a conocer durante este periodo. Los magníficos paisajes, las habitaciones tranquilas y vacías que diseñó, y el efecto transitorio que muchas de sus obras planteaban, crearon una sensación de vida contemporánea y un nuevo estilo, que muchos en el mundo del arte reconocieron, y muchos le elogiaron por este estilo distintivo que había creado en sus formas de arte.


En la obra más famosa de Edward Hopper, Nighthawks, hay cuatro clientes y un camarero que se encuentran en una cafetería muy iluminada por la noche. Fue una pieza creada en tiempos de guerra; y muchos creen que su desconexión con el camarero, y con el mundo exterior, representan los sentimientos de muchos estadounidenses durante este periodo, a causa de la guerra. La pieza se instaló en 1942, en el Instituto de Arte de Chicago, y fue vista por mucha gente mientras estaba expuesta en una muestra.

Entre los años 30 y 50, Edward Hopper y su mujer pasaron bastante tiempo, y la mayor parte de sus veranos, visitando Cape Cod, Massachusetts.

Hopper perdió el favor de la crítica a raíz del expresionismo abstracto. Entre el nuevo movimiento artístico de vanguardia surgido a principios de la década de 1940, artistas como Willem de Kooning, Jackson Pollock y Mark Rothko avanzaron audaces invenciones formales en busca de un contenido significativo. Rompiendo con las convenciones aceptadas tanto en la técnica como en el tema, esos artistas realizaron obras de escala monumental que se erigían como reflejo de su psique individual y trataban de aprovechar las fuentes internas universales.

Pero Hopper sigue pintando el sentimiento familiar para la mayoría de los humanos: la tristeza incrustada en la existencia, en nuestro conocimiento íntimo de la soledad del yo.


Sin embargo, a Hopper nunca le faltó atractivo popular, y en el momento de su muerte en 1967, Hopper había sido reclamado como una influencia importante por una nueva generación de artistas realistas estadounidenses.





Source: Edward Hopper.net

Photo: Google art


10 vues0 commentaire