Francis Picabia. "Si quieres tener ideas limpias, cámbialas como las camisas".



En 1922, Francis Picabia escribió: "Si quieres tener ideas limpias, cámbialas como las camisas". A lo largo de su audaz e inventiva carrera, que abarcó casi 50 años e incluyó la pintura, la performance, la poesía, la edición y el cine, Picabia vivió esta prescripción.


Aunque es más conocido como dadaísta, su obra abarcó desde la pintura impresionista hasta la abstracción radical, desde la provocación iconoclasta hasta el pseudoclasicismo, y desde la fotografía hasta el arte informal. Le gustaba la controversia y sus compromisos regulares con la prensa formaban parte de la construcción de su personalidad artística.


En un bar de Pigalle, en 1938, un Apache y su protegida.

Foto: Artista ... No tenemos ni idea.


Nacido en París en 1879, Picabia se dio a conocer como pintor impresionista tardío en 1905. En otoño de 1912, expuso un grupo de abstracciones a gran escala, entre ellas Le Printemps.

Junto con Amorpha, una fuga de dos colores de František Kupka y La mujer de azul de Fernand Léger, los cuadros de Picabia marcaron la llegada de la pintura no objetiva a París. Este cambio estilístico fue el primero de una larga serie de cambios repentinos que caracterizarían su carrera. También fue su primer gran escándalo, ya que los críticos condenaron sus nuevas obras como "feas" e "incomprensibles".



Mientras la Primera Guerra Mundial hacía estragos en Europa, Picabia se exilió en Nueva York, Barcelona y Suiza. En esta época, sus actividades como editor de la revista 391 coinciden con la aparición de la máquina en su obra visual.

Al igual que en "M'Amenez-y", los objetos duros y frontales, a menudo copiados de revistas científicas y representados con precisión por pinturas industriales, ocuparon el centro de la escena. También empezó a adornar sus composiciones con palabras y frases.


Después de la guerra, Picabia regresó a París, y el movimiento dadaísta, liderado por Tristan Tzara, llegó poco después, dando paso a meses de actuaciones, fiestas y batallas de prensa en un asalto total a la cultura de la racionalidad que los dadaístas consideraban responsable de la guerra. Picabia realizó obras como Tableau Rastadada, un mordaz autorretrato, encontrando en el dadaísmo un espíritu provocador que coincidía y ampliaba el suyo propio.



Picabia siguió cambiando su estilo y experimentando con materiales poco ortodoxos.

Aunque renunció a Dadá en 1921, ciertos principios del movimiento persistieron en su obra, especialmente la apropiación de imágenes encontradas: en una de sus últimas fases estilísticas, copió y recombinó fotografías de revistas en nuevas composiciones pintadas, como en Retrato de una pareja. A lo largo de su carrera, Picabia cuestionó el significado y la finalidad del arte, incluso mientras lo practicaba. En 1949, Marcel Duchamp describió la carrera de Picabia como una "serie caleidoscópica de experimentos artísticos". Marcada por una incoherencia constante, esta carrera sigue desafiando las narrativas tradicionales del modernismo.


Fuente: MoMA.org

Fotos: MoMA, Bailllygalerie.com


2 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout