La Escuela de la Charité sur Loire.


No, la Escuela de la Charité no pretende ser vanguardista, ni su técnica preferida -el temple tradicional- se presta a ello. Para sus cuatro representantes, se trata mucho más de hacer "bellas imágenes", y ¿por qué, incluso en la era del arte contemporáneo, deberían avergonzarse de ello?

La Escuela de la Charité nos muestra los dos aspectos fundamentales de la pintura figurativa, es decir, el primero, muy minuciosamente realista con una marcada preferencia por los paisajes invernales nevados, un poco a la manera de Bruegel, y el otro, más singular, que deja espacio a la imaginación, incluso a la espiritualidad.



Al hablar con Paul Schuss, un artista profesional, bien representado por una gran galería parisina de la "orilla derecha", me sorprendió darme cuenta de la escasa interacción y reconocimiento que existe entre las galerías de la orilla derecha y las de la orilla izquierda y, por decirlo de forma sencilla, entre el mercado privado, por un lado, y el mercado institucional, por otro, entre la pintura y la no pintura.

André Kraemer escribió en diciembre de 1966 sobre la exposición de Pierre Dancette y Michel Beszié en la Galerie 32, rue de l'Oratoire de Nevers:



"Desde el primer vistazo, una impresión se impuso en la mente: la de tener delante obras, no de dos pintores, sino de uno. La misma visión precisa de la naturaleza. La misma preocupación por la delicadeza en una tendencia y en los formatos que evocan el arte japonés. Una visión idéntica de la naturaleza, cuyos detalles se vuelven preciosos y exigen ser fijados como en un esmalte inalterable. Esta comunidad de inspiración y técnica se explica: Michel Beszié y Pierre Dancette son alumnos de Drachkovitch. Ambos son de Charitois y su trabajo nocturno en el hospital psiquiátrico les permite intercambiar ideas que conducen a un mundo poético común.



Boletín del grupo, verano de 1967 - Visita a la 5ª exposición de primavera. "No puedo olvidar la Escuela de la Charité, el taller de Albert Drachkovitch-Thomas, que nos ofrece el innegable atractivo de los pintores de la realidad con Emma Beaussillon (a través de las viejas acacias), Michel Beszié (el viejo pueblo; el sol poniente), Paul Schuss (el atardecer), Pierre Dancette parece estar más cerca de Franchi o de Jean-Pierre Alaux. Por lo tanto, no estoy satisfecho ni decepcionado de haber dejado ChapelleSainte- Marie. Maurice Rameau.



Sí, es la época de la nivelación social, la dialéctica de los especialistas y los "interesados" se confabulan para hacernos tragar perlas y serpientes.

Pestalozzi es tan bueno como Picasso... ¡Armonía, filarmonía!

Los criterios siguen siendo vagos como en la danza de los Siete Velos de Salomé, vagos e infinitamente extensibles, y las razones que se pueden dar a una obra, para ser bella o poco interesante, son intercambiables

¿Se imaginan entonces con qué espíritu debe trabajar un pintor de hoy?

La cantidad de solicitud e indiferencia que necesita para permanecer imperturbable, su fe y la inmensa humildad que necesita?

Así que aquí está la famosa Torre, toda de marfil: "hazlo bien y que se sepa" debe ser el lema inscrito en el felpudo de su estrecha puerta.

Drachkovitch, el pintor, Ediciones De Belloire 2007



Témpera: la témpera o temple al huevo se refiere a cualquier pintura cuyo diluyente es el agua. El aglutinante puede ser una goma, cola, yema de huevo, caseína...

Esta técnica, utilizada hasta finales del siglo XV, fue sustituida por la pintura al óleo.


Fuente: Marc Verat




7 vues0 commentaire