Marc Chagall Los inicios en Rusia y la revelación de París


Marc Chagall nació en Vitebsk (Bielorrusia, entonces parte del Imperio ruso) el 7 de julio de 1887.

El artista, cuyo padre era comerciante de arenques, era el hijo mayor de una modesta familia judía de nueve hijos. A pesar de la distancia entre su entorno y el del arte, descubrió la pintura tras una corta educación secundaria, asistiendo al estudio de un pintor local, Jehuda Pen. Pronto conoció a Bella, la hija de un modesto joyero, que se convirtió en su prometida y su inspiración.

De 1907 a 1909, vivió en San Petersburgo. Se matriculó en varias academias y luego trabajó en el estudio de Léon Bakst, decorador de los Ballets Rusos. Entonces descubrió las obras de la vanguardia parisina y soñó con ir a París.

En 1911, pudo finalmente marcharse gracias a una subvención ofrecida por el abogado Vinaver. Así comenzó su primera estancia en París: su arte se transformó radicalmente: el color se hizo más claro y asumió los descubrimientos de las vanguardias, desde el fauvismo hasta el cubismo. En París, Chagall se traslada a La Ruche, donde conoce a los Montparnos de la Escuela de París, a artistas como Delaunay, Léger, Soutine, Lipchitz, Kissling, Archipenko y Modigliani, y a escritores como Max Jacob, André Salmon, Blaise Cendrars y Guillaume Apollinaire.


En 1912 y 1913, expone en el Salon des Indépendants y realiza sus primeras obras maestras (Golgotha, 1912, MoMA, Nueva York, Hommage à Apollinaire, 1912-1913, Eindhoven...). En 1914 tuvo lugar su primera exposición privada en Berlín, organizada por Herwarth Walden en la Galerie Der Sturm. Desde Berlín, regresó a Vitebsk, donde la guerra le obligó a quedarse.

En 1915, en Vitebsk, Chagall se casó con Bella, que dio a luz a su hija Ida en 1916. El pintor expuso en Moscú y San Petersburgo y frecuentó a los intelectuales y artistas de la vanguardia.

En 1917, se adhirió a los ideales de la Revolución: los judíos del Imperio Ruso obtuvieron por fin la ciudadanía y, cuando fue nombrado director de una escuela popular de Bellas Artes y comisario de las Bellas Artes de Vitebsk, creyó que podía cambiar las mentalidades a través de las prácticas artísticas. Pero su contribución al primer aniversario de la revolución fue malinterpretada por las nuevas autoridades y los profesores que había traído de San Petersburgo y Moscú a su escuela, Malevitch, Lissitzky, Pougny y otros, todos ellos supremacistas, se opusieron a él y consiguieron su salida.

En 1920 se trasladó a Moscú, donde trabajó en el decorado del Teatro Judío, hoy reconocido como su primera obra maestra. A pesar de las dificultades materiales, este fue un periodo intensamente productivo para el artista: en sus cuadros (El paseo, 1917-18, Museo Estatal Ruso, San Petersburgo - Sobre la ciudad, 1914-18, Galería Tretyakov, Moscú - La aparición, colección privada, San Petersburgo) con su firme dibujo y sus colores claros y fuertes, desarrolló una visión personal en la que la fantasía y lo fantástico se mezclaban con las influencias del futurismo, el cubismo y el suprematismo.

En 1922, abandonó Rusia para ir a Berlín, donde obtuvo reconocimiento por su trabajo en Walden. Allí realizó sus primeros grabados para Ma vie, su autobiografía poética.

En 1923, Chagall se trasladó a París con su familia y empezó a trabajar para el gran marchante de arte Vollard, que le encargó ilustraciones de grabados para Las almas muertas de Gogol y luego para las Fábulas de La Fontaine. Todavía con su familia, viajó por Francia, apropiándose de sus paisajes en dibujos y numerosos gouaches seductores. A partir de la década de 1930, su desarrollo artístico se vio influido por el impresionismo y la vuelta al clasicismo imperante.

En 1931, fue invitado a Palestina por el alcalde de Tel Aviv con el fin de crear un museo de arte judío. A su regreso, creó 40 gouaches para ilustrar la Biblia en grabados, de nuevo para Vollard. Ahora se conservan en el Museo Nacional Marc Chagall. También viajó por Europa.


En 1935, tras un viaje a Polonia en el que comprobó el alcance del sentimiento antisemita, fue clasificado como "artista degenerado" por los nazis. En 1937 obtuvo finalmente la nacionalidad francesa gracias al apoyo de Jean Paulhan. Entonces frecuenta el salón Maritain y entabla amistad con escritores: Breton, Delteil, Soupault, Cocteau, Reverdy, Arland, cuyos escritos ilustra. Cuando se declaró la guerra, se refugió en Gordes, en la zona libre, pero finalmente se vio obligado a abandonar la Francia ocupada en 1941. Su hija Ida consiguió, a pesar de las dificultades, enviar todas las obras de su estudio a Nueva York, donde se estableció.

En Nueva York, Chagall se reunió con muchos amigos, escritores y artistas que también eran refugiados: Léger, Masson, Mondrian, Bernanos, Maritain, Breton. Expone en la Galería Pierre Matisse.

Renovó viejos lazos con escritores rusos enviados a Nueva York por el aliado soviético. Volver a hablar en yiddish con ellos, y luego descubrir los vastos espacios nevados americanos que le recuerdan los paisajes de su juventud, reaviva la inspiración rusa del artista, aunque su pintura está marcada por la Guerra y la angustia por el destino de los judíos. Cristo, símbolo del martirio de las poblaciones judías de Europa, se convirtió durante un tiempo en el protagonista de sus cuadros (La Crucifixión Blanca, 1939, Instituto de Arte de Chicago - Obsesión, 1943, Museo Nacional de Arte Moderno, Centro Georges Pompidou).

En 1942, participó en la creación del ballet Aleko (música de Tchaikovsky) en México, para el que realizó los decorados y el vestuario. En 1944, cuando se acercaba la paz, Bella murió repentinamente. Al año siguiente, sin embargo, creó los decorados y el vestuario de El pájaro de fuego (música de Stravinsky) y pronto conoció a su nueva compañera, Virginia Haggard. Al final de la guerra, Chagall recibió el reconocimiento internacional: asistió a retrospectivas de su obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, y luego en París y otros lugares de Europa.

En 1948, Chagall regresa a París, y en 1950 compra una casa en Vence. Abandonado por su pareja, Virginia Haggard, se casó en 1952 con Valentina Brodsky, también de origen ruso y judío. En el sur de Francia, comienza a diversificar sus técnicas y trabaja la cerámica, que practica con la familia Ramié en la galería Madoura de Vallauris, en el mismo taller que Picasso.

Su relación con el padre Couturier le llevó a participar en el programa de la iglesia Notre-Dame de toute Grâce de Assy. Realizó un gran mural de cerámica y sus primeras vidrieras para el baptisterio. En 1955, inició el proyecto de decoración de las capillas de Calvaire, en Vence, que luego se convirtió en el ciclo del Mensaje Bíblico.

Durante 20 años, el artista respondió a numerosos y grandes encargos públicos y privados: Vidrieras (Metz, Reims, Jerusalén, UNO de Nueva York, Zúrich, Maguncia...), pinturas (techo de la Ópera de París, murales del Metropolitan Opera de Nueva York), mosaicos (por ejemplo, Las Cuatro Estaciones, 1974, Chicago) tapices (por ejemplo, los tejidos para la Knesset -Parlamento israelí- en los Gobelinos), obras para la escena (decorados y vestuario de Daphnis et Chloé en la Ópera de París).

Al mismo tiempo, desarrolló una importante labor litográfica y de grabado, para ilustraciones, en particular para Tériade o su marchante parisino, Aimé Maeght. En 1966, donó al Estado francés el Mensaje Bíblico, expuesto por primera vez en el Louvre, lo que condujo a la creación del museo de Niza, inaugurado en 1973, en presencia del artista.

Siguió trabajando hasta su muerte, el 28 de marzo de 1985, en Saint-Paul-de-Vence, donde está enterrado.


Source : musées nationaux alpesmaritimes

Photo : CBSnews

15 vues0 commentaire