¿Una nueva mirada al "Caravaggio" de Loches?


La ciudad ha pedido a una experta en pintura italiana, Francesca Cappelletti, que dé una nueva opinión sobre el "Caravaggio".

En 2013, un simposio de especialistas organizado en Loches se decantó claramente por la hipótesis de las copias. En su opinión, "La Última Cena de Emaús" y "La Incredulidad de Santo Tomás", expuestas en la Galería Antonina de Loches, son obras de gran calidad. Sin duda fueron pintados por los compañeros de viaje de Caravaggio, por supuesto. Pero no por la propia mano de Caravaggio.


Esta es la opinión expresada en el último boletín municipal por el expediente coordinado por el diputado de patrimonio Stéphane Blond sobre el año italiano en Loches: "Estos dos cuadros se identifican hoy como copias", dice.

"En el mismo boletín municipal, el alcalde, Marc Angenault, deja la puerta aún abierta. O más exactamente, dice que ha pedido a una experta en pintura italiana, Francesca Cappelletti, que "arroje algo de luz sobre el asunto".


Francesca Cappelletti ha sido la comisaria de la histórica exposición "Caravaggio en Roma, amigos y enemigos", clausurada a finales de enero en el Museo Jacquemart-André de París. "Después de estar en Jacquemart-André, le escribí y le propuse que viniera", explicó Marc Angenault a NR.

"Al principio de esta historia, teníamos bastantes contactos. Veo en Francesca Cappelletti la oportunidad de contactar con alguien nuevo, que llegó a la escena más recientemente.


Hasta la fecha, el alcalde no ha recibido ninguna respuesta de Francesca Cappelletti. Tiene la intención de volver a ponerse en contacto con ella a través de la Universidad de Ferrara (Italia), donde imparte clases. Profesora de historia del arte moderno, Francesca Cappelletti ha trabajado mucho sobre Caravaggio (*) y los pintores de Caravaggio. Esta es quizás la mejor manera de dar una nueva mirada a una vieja historia.

(*) Ha publicado especialmente "Caravaggio. Un ritratto somigliante", una colección de 270 páginas de la obra del maestro italiano.


Un experto en pintura italiana está en Loches para estudiar el origen del "Caravaggio". Se podría crear una asociación de investigación con la ciudad.


¿Tendrá algún día un epílogo la historia de los dos cuadros expuestos en la galería Saint-Antoine? Durante más de una década, muchos expertos han tratado de confirmar si "La Incredulidad de Santo Tomás" y "La Última Cena de Emaús" son obra del maestro italiano Caravaggio, o de alguno de sus compañeros o incluso admiradores. Para desvelar el misterio, Francesca Cappelletti, experta en el pintor, cruzó los Alpes para visitar el lugar. Ayer y hoy, este profesor de historia del arte moderno de la Universidad de Ferrara estudia los dos cuadros con vistas a establecer una colaboración de investigación con la ciudad de Loches en los próximos meses.


Un sinfín de hipótesis



El misterio es total, pero una cosa es cierta: aunque las pinturas están bien hechas, los análisis ya realizados ponen en duda su autenticidad. Ahora se consideran copias. Eso en cuanto a la parte técnica. En cambio, la experiencia que tendrá que aportar Francesca Cappelletti es muy diferente. Especialista en historia del arte, su trabajo se centra en la trazabilidad de las pinturas, mediante el cruce de fechas y fuentes documentales. Este trabajo de investigación se basa, entre otras cosas, en el inventario de Philippe de Béthune, gran coleccionista y mecenas de Caravaggio, cuyo escudo de armas se encontró en los cuadros. "Este documento de 1608 menciona estas dos pinturas, lo que nos lleva a pensar que son auténticas. También menciona otras obras, que es dudoso que sean de Caravaggio", afirma el experto.

Este es uno de los rompecabezas que habrá que resolver. El rastreo de la línea de tiempo debería permitir comprobar las numerosas hipótesis planteadas por otros expertos. ¿Son los cuadros de Próspero Orsi, un compañero de viaje de Caravaggio? "El testimonio de un pintor flamenco afirma que no tenía un estudio para enseñar su estilo a sus alumnos. Por eso, tal vez permitió que se reprodujeran sus obras para responder mejor a los encargos, como supone el historiador Clovis Whitfield. Esta estrategia comercial es difícil de probar. Es posible creer, como algunos suponen, que el propio Caravaggio realizó diferentes versiones de sus cuadros", sugiere el investigador italiano, que también ofrece más preguntas que respuestas. En eso consiste la historia del arte: muchas suposiciones y una larga investigación", dice. Ya sean originales o copias, estos cuadros son los primeros que atestiguan la difusión del estilo de Caravaggio en Francia. Seguirán siendo piezas valiosas. Son también estos interminables debates los que forjan las leyendas.

Source : La nouvelle république.

1 vue0 commentaire